¿Cómo podrían ser los mandos de PS5 y Xbox Scarlett?

Todavía no sabemos cómo serán los nuevos mandos de las consolas de nueva generación y es una duda que asalta a todos los usuarios.

En este reportaje analizamos cómo podrían ser los mandos de PS5 y Project Scarlett y las nuevas funciones que podrían incorporar.
A pesar de que ya hemos conocido los primeros detalles oficiales de las consolas de nueva generación: Sony dio las primeras pinceladas en el mes de abril, y Microsoft hizo lo propio durante su conferencia del E3 2019. Hay una duda que tiene en vilo a todos los jugadores: ¿cómo podrían ser los mandos de PS5 y Xbox Scarlett?
Estos primeros detalles nos dieron la confirmación de los primeros datos de las consolas, y todo parece indicar que ambas tendrán una potencia bastante similar, ya que las dos incorporarán un SSD, mejorarán los tiempos de carga, tendrán retrocompatibilidad o soportarán el ray tracing, entre otras características que se han confirmado.
Pero de los mandos todavía no conocemos nada, ni cómo será su diseño, ni si incluirán nuevas mejoras con respecto a lo que hemos visto en la actual generación. Todo es un misterio por ahora y parece que todavía tendremos que esperar hasta que veamos físicamente las consolas, para conocer cómo serán los mandos de PS5 y Project Scarlett.
El lanzamiento de Project Scarlett está fijado para finales del próximo año 2020, y Sony es probable que lleve a cabo una estrategia similar, y lance su consola en una fecha similar, o al menos muy parecida.
Muchos jugadores están contentos con el rendimiento que han dado los mandos actuales en esta generación: el Dualshock 4 y el mando de Xbox One, pero a pesar de ello, hay algunas mejoras que se podrían llevar a cabo con esta nueva generación de consolas, dejando intacto todo lo que funciona de ellos.
Claro que también hay algunas quejas al respecto. Los usuarios de PS4 se quejan de que la luz que emite el Dualshock es muy molesta y que la duración de la batería es bastante escasa. Y los usuarios de Xbox One echan en falta un botón de compartir (»Share»), al que se le da bastante uso actualmente.
Estas son las cosas básicas que podrían incorporar estos mandos, solucionar las demandas de los usuarios. Pero también hay otras mejoras que se podrían añadir fácilmente. Una de ellas son las palancas traseras, una característica que hemos visto en algunos mandos pro como el Elite Controller de Xbox o el Steam Controller de Valve.
Esta es una característica sencilla de implementar y que podría tener muy buen acogida entre los usuarios, los mandos pro son una opción más enfocada en los jugadores más exigentes, pero no sería complicado introducirlos en esta nueva generación de consolas, adaptando algunas de las cosas buenas (que son muchas) que incorporan. Además pueden ser muy útiles en algunos géneros.
Otra función que se podría incluir, aunque en este caso es solo para Scarlett, es la introducción del giroscopio. El Dualshock 4 ya lo incorpora, también los Joy-Con de Switch, o prácticamente todos los teléfonos móviles, por lo que Microsoft debería incluirlo en el mando de Xbox Scarlett.
Los controles de movimiento no son la manera principal de jugar, pero si que incorporan algunas mecánicas interesantes y si se hacen bien, pueden ser muy divertidas, de manera similar a lo que ocurría en Super Mario Odyssey para encontrar algunas de las energilunas.
El mando de Xbox One no lo incorpora ya que en el momento de su diseño se pensaba que el Kinect fuese una parte muy importante, por lo que se podría prescindir de él, igual que del botón Share, ya que todo iba a funcionar por control de voz. El Kinect no terminó teniendo la acogida esperada y ambas funciones se quedaron fuera del mando de Microsoft, por lo que esta nueva generación es el momento idóneo para implementarlas.
Otra de las características que deberían incluir los mandos de PS5 y Scarlett es una mayor personalización y diferentes perfiles de usuario, para poder cambiar entre distintas configuraciones del mando. Los mandos pro son una función que incorporan y no estaría de más que se implementasen de cara a las nuevas consolas.
Personalizar cosas como diferentes controles para los juegos en función del perfil, o cambiar sensibilidad de los gatillos y los botones. Son características que se reservan para otros mandos, pero sería una función muy aplaudida por los usuarios más exigentes, y que tampoco supondría un problema para aquellos que no lo sean tanto, aunque podría conllevar una subida en el precio.
El precio es otra de las grandes cuestiones, aunque suponemos que en este caso se mantendrán más o menos igual que lo que tenemos en la actual generación de consolas. Alrededor de los 60€ por cada uno de ellos, y con la consola se incorporará uno, no varios.
También hemos visto otras funciones que se podrían añadir, en algunas especulaciones que han surgido en las redes, como una posible pequeña pantalla que se incorporaría en el mando. Creemos que esto no es necesario en PS5 y Xbox Scarlett, ya que no son consolas portátiles, y podría suponer un aumento en el precio de los mismos.
Además, en cuanto a la portabilidad, parece que Sony y Microsoft están apostando mucho más por el Remote Play de PlayStation, o el Project xCloud de Microsoft, por lo que seguramente las cosas se orienten más hacia el juego en la nube, y no en darle a las consolas un pequeño toque portátil.
Al margen de estos pequeños cambios que se podrían introducir, no encontramos otras grandes funciones que podrían implementarse en la nueva generación. como ya hemos comentado, ambos mandos funcionan correctamente actualmente, y al margen de las pequeñas quejas de los jugadores, no se les puede pedir mucho más a ambas consolas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: