Veto a Huawei, un golpe a la industria de los chips en EU

“Estados Unidos declaró abiertamente que está dispuesto a participar en una guerra de tecnología en toda regla con China”, destacó.

Ayer las acciones de algunos de los proveedores estadunidenses más importantes de Huawei cayeron luego de que la administración Trump intensificó los ataques sobre el grupo chino de tecnología. Te recomendamos: China advierte a EU que veto a Huawei podría «dañar» sus relaciones comerciales La Casa Blanca y el Departamento de Comercio de EU tomaron medidas la noche del miércoles que pueden prohibir de manera efectiva a Huawei vender tecnología en el mercado estadunidense, y también evitar que compre semiconductores de proveedores en Estados Unidos, como Qualcomm, cruciales para su producción. Qualcomm, el productor estadunidense de chips, que obtiene alrededor de 5 por ciento de sus ingresos de Huawei, registró una caída de casi 4 por ciento en sus acciones para ubicarse en 83.08 dólares a la hora del almuerzo ayer en NY, a pesar de que hubo un mercado positivo en general. Los títulos de Broadcom, otro de los proveedores, cayeron 2.5 por ciento. El Information Technology Industry Council, que representa a los proveedores de Huawei, Qualcomm, Intel y Microsoft, planteó sus preocupaciones sobre la medida de Estados Unidos e instó a la administración a “trabajar con la industria” para minimizar los efectos secundarios. El Departamento de Comercio dijo que va a incluir a Huawei en su denominada Lista de Entidades, lo que significa que las empresas estadunidenses tendrán que obtener una licencia del gobierno para vender tecnología a Huawei. Al mismo tiempo, Donald Trump firmó una orden ejecutiva en la que se declara que el sector de telecomunicaciones de EU enfrenta una “emergencia nacional”, dándole al departamento de comercio el poder de “prohibir transacciones que plantean un riesgo inaceptable” a la seguridad nacional. El aumento de la presión sobre Huawei se produce unos días después de que la guerra comercial entre EU y China se intensificó fuertemente, con Trump que elevó los aranceles a 25 por ciento sobre importaciones chinas y Pekín tomando medidas de represalia similares. Países como Japón y Australia prohibieron a Huawei —que es el que va a la cabeza en el desarrollo de las redes de alta velocidad 5G de siguiente generación en todo el mundo— y plantearon sus preocupaciones de que pudiera ayudar al gobierno chino a llevar a cabo espionaje electrónico. Sin embargo, Washington todavía tiene problemas para convencer a aliados como Reino Unido y Alemania que hagan lo mismo. El Ministerio de Asuntos Exteriores de China aseguró ayer que se opone al “abuso de las medidas de control de exportaciones” de Washington, al decir que Pekín hará “lo necesario” para proteger los intereses de las compañías. China también dijo que acusó formalmente a dos canadienses que fueron detenidos el año pasado, en algo que los diplomáticos con sede en Pekín calificaron como represalia por el arresto que llevó a cabo Canadá de la directora financiera de Huawei, Meng Wanzhou. La medida deleitó a los republicanos de línea dura, que hacen campaña para que Trump tome una postura más dura con China. Tom Cotton, un senador republicano de Arkansas, recibió bien la decisión, y escribió en un tuit: “@Huawei 5G, RIP. Gracias por participar”. Samm Sacks, un experto en seguridad cibernética en China de New America, un grupo de reflexión con sede en Washington, destacó que incluir a Huawei en la lista negra es “una opción nuclear” y que “tendrá efectos en cadena” a escala global. Paul Triolo, experto en políticas de tecnología de Eurasia Group, una consultora de riesgos, dijo al respecto que era un “gran acontecimiento” que no solo perjudicaría a la firma china sino que también impactará en las cadenas de suministro globales que involucran a compañías estadunidenses como Intel, Microsoft y Oracle. La Lista de Entidades es el índice de individuos, empresas y otras organizaciones del Departamento de Comercio que se consideran como un riesgo para la seguridad nacional de EU. Si bien la proliferación de armas de destrucción masiva o el terrorismo se encuentran entre las posibles razones para ser incluidos en la lista, el gobierno estadunidense también puede incluir a empresas en la lista por riesgos no especificados para la seguridad o incluso solo por los objetivos de la política exterior del país. Aunque la inclusión en la lista es un escalón por debajo de que se considere una “Persona Rechazada” —la prohibición total que se impuso el año pasado a la empresa china de equipos de telecomunicaciones ZTE— las autoridades de control de exportaciones de Estados Unidos afirman que las solicitudes de licencias de los proveedores estadunidenses para exportar a las empresas en la lista “normalmente están sujetas a una política de negación”. Don Vieira, un importante ex abogado de seguridad nacional en el departamento de justicia de EU, comentó que las medidas sugerían que la Casa Blanca dio luz verde a las agencias de inteligencia y al departamento de comercio para “enfrentarse” a Huawei.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: