Cuauhtémoc Nájera la celebración de la danza

CDMX, 6 de Agosto de 2019 (Notimex).- La osadía que para un niño representaba poder liberarse de las órdenes de sus padres fue lo que motivó a Cuauhtémoc Nájera Ruiz, codirector artístico de la Compañía Nacional de Danza (CND), a viajar a Cuba, donde se formó como bailarín.

CDMX, 6 de Agosto de 2019 (Notimex).- La osadía que para un niño representaba poder liberarse de las órdenes de sus padres fue lo que motivó a Cuauhtémoc Nájera Ruiz, codirector artístico de la Compañía Nacional de Danza (CND), a viajar a Cuba, donde se formó como bailarín.

Yo tenía diez años de edad, estudiaba en la Academia de Danza Mexicana. Era muy pequeño cuando llegaron unos maestros cubanos a impartir talleres ofreciendo becas. Todos los niños de esa edad decidimos anotarnos ?dice Cuauhtémoc Nájera a Notimex.

Desde su oficina, donde sobresalen fotografías de primeros bailarines de diferentes épocas de la CND y reconocimientos a ésta a lo largo de los 50 años de su historia, revela la verdadera razón por la cual viajó entonces a la isla, al inscribirse junto con sus compañeros sin la aprobación de los padres, enterados que se irían sus hijos a vivir a Cuba sólo hasta que fueron aceptados.

«El contexto es muy interesante porque era 1976 ?cuenta Nájera Ruiz?, año electoral presidencial con la campaña de López Portillo y la única vez en que el Partido Comunista logró el registro. Entonces todos nos sentíamos revolucionarios, aunque nadie sabía lo que era eso».

El exbailarín principal de la CND señala que algunos padres de sus compañeros estaban afiliados a este partido, y si bien no era el caso de su padre sí se trataba de un pro-izquierda y pro-comunismo. Afirma que tanto adultos como niños sentían que serían parte de una revolución, razón por la cual los menores, con excepción de sólo uno de ellos que no obtuvo finalmente el permiso, viajaron a Cuba:

«Estuve seis años en Cuba en una época muy privilegiada en muchos sentidos. Viví becado en la Escuela Nacional de Artes en la especialidad de ballet. Creo que fue uno de los mejores periodos de aprendizaje y de muchas cosas en mi vida, que definieron la persona que soy.»

Reconoce que su experiencia como bailarín fue justo lo que le sirvió para, desde el 15 de febrero de 2019, desempeñarse como codirector artístico al lado de una de las más destacadas bailarinas de México: Elisa Carrillo, y poder trasladar todo ese aprendizaje del otro lado del escenario:

«Me sirvió para conocer el trabajo cotidiano, las escuelas, la gente del mundo de la danza, cómo reacciona, cómo vive, lo cual me permite poder planear, crear objetivos, poder estimular a las personas que trabajan con nosotros, conocer las necesidades y las aspiraciones de los bailarines.»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: