Presentan el libro Seguridad y violencia crónica en México: nuevas lecturas y propuestas desde abajo

CDMX a 4 de octubre de 2019.- Durante la presentación del libro Seguridad y violencia crónica en México: nuevas lecturas y propuestas desde abajo, en el Palacio Legislativo de San Lázaro, la diputada Saraí Núñez Cerón aseguró que no se reconstruirá la paz “sólo repartiendo culpas”, pero tampoco se puede esconder el problema que vive el país.

CDMX a 4 de octubre de 2019.- Durante la presentación del libro Seguridad y violencia crónica en México: nuevas lecturas y propuestas desde abajo, en el Palacio Legislativo de San Lázaro, la diputada Saraí Núñez Cerón aseguró que no se reconstruirá la paz “sólo repartiendo culpas”, pero tampoco se puede esconder el problema que vive el país.

“Las acciones actuales no dan resultados con la velocidad que ameritan las situaciones”.

Puntualizó que el tema de seguridad ocupa el número uno en las preocupaciones de la sociedad, por lo que se requiere hacer una sinergia entre el gobierno, la academia y las organizaciones de la sociedad civil, si en verdad se requiere abonar en la paz que se busca.

“Los tres poderes de gobierno, de los tres órdenes, deben revisar su trabajo y corregir lo que se necesita para dar resultados”.

Destacó que el texto presentado plantea no sólo propuestas de cómo poder llegar a una solución y cómo poder alcanzar la paz de nuestro país, por supuesto, sino una visión académica e enriquecedora, que puede trascender en la vida de las y los mexicanos.

El diputado Alfonso Pérez Arroyo (Morena) dijo que los círculos de marginación que provoca la falta de servicios, infraestructura, equipamiento y atención por parte de los gobiernos, así como el hacinamiento y la minimización de las personas que exigen justicia, “es un cultivo de rencor que hace que la ciudadanía reaccione de manera violenta”.

“La gran impunidad desalienta la denuncia, así como la justicia selectiva y el tráfico de influencias genera una violencia deshumanizada”.

Sostuvo que las víctimas en estas localidades tienen más probabilidad de terminar en la cárcel que el propio victimario, pues carecen de una economía que los respalde, llegando a centros penitenciarios donde potenciarán actitudes delincuenciales.

Agregó que el modelo de “puerta giratoria” y el no atacar las causas por la que los jóvenes salen de sus comunidades marginadas, enrolados por el crimen organizado, proseguirá esta situación, por lo cual se requiere de una respuesta integral.

El diputado Ernesto Guillermo Ruffo Appel dijo que se debe implantar el modelo de policía de proximidad, porque conoce a la comunidad y brinda mayor confianza, además que conoce las costumbres dentro de la localidad.

Lamentó que en muchos lugares y regiones hay más personas que oportunidades de desarrollo, por lo que, aclaró, se deben ir construyendo en razón de igualdad y equidad. Pidió “reflexionar y pensar desde abajo, pues desde arriba hay intereses”.

Puntualizó que se requieren de políticas públicas que logren la continuidad más allá de lo que está un servidor público en el cargo, con el propósito de crear oportunidades para las comunidades.

Rafael Fernández de Castro Medina, director del Centro de Estudios México-Estados Unidos de la Universidad de California en San Diego y parte del equipo responsable en la elaboración de este libro, comentó que uno de los problemas es que los gobiernos plantean soluciones “de arriba para abajo”, por lo que este libro hace una reflexión con una visión desde las comunidades.

“Se trata de entender la problemática local y plantear una solución”, explicó.

Resaltó que no pudieron obtener resultados de la investigación que llevaban a cabo en la ciudad de Acapulco, Guerrero, porque, a causa de la alta violencia, había riesgos que corría el equipo. “Esto no es un problema que comience en 2007 o antes, es algo que en realidad tiene que ver con lo que está pasando en los hogares y familias”.

Jenny Pierce, responsable del capítulo introductorio del impreso, advirtió que las policías ven a los niños de 12 o 13 años como fuentes potenciales de violencia, por lo que comienza a surgir una relación de una policía que mata y un joven que se construye como enemigo.

“Tenemos una crisis de violencia y de seguridad, pero también es sobre cómo conceptualizamos las políticas de seguridad que son capaces de reproducir la violencia. La criminalidad no es igual a la violencia, es muy importante distinguir estos dos conceptos”, puntualizó.

Gemma Kloppe Santamaría, editora del libro, aclaró que, en el caso del narcotráfico, las comunidades en donde este delito está presente, se ven más afectadas por la inseguridad en medios de transporte, escuelas y calles, además que sus poblaciones carecen de acceso a trabajos dignos y seguridad patrimonial.

Lamentó que en México el Estado se ha enfocado en acciones reactivas y sólo se hace presente al momento de operativos, pero se marcha de forma inmediata y no revisa lo que realmente requieren las comunidades porque sólo busca el clientelismo político.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: