Carlos Chávez, compositor y creador de instituciones culturales, hombre nacionalista y de vanguardia

Este 2 de agosto se cumplen 41 años del deceso de Carlos Chávez (Ciudad de México, 13 de junio de 1899-2 de agosto de 1978), compositor, fundador del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL), al cual dirigió de 1947 a 1952; de la Orquesta Sinfónica Nacional y de El Colegio Nacional. 

CDMX a 2 de agosto (Maya Comunicación).- Este 2 de agosto se cumplen 41 años del deceso de Carlos Chávez (Ciudad de México, 13 de junio de 1899-2 de agosto de 1978), compositor, fundador del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL), al cual dirigió de 1947 a 1952; de la Orquesta Sinfónica Nacional y de El Colegio Nacional.

Gloria Carmona, integrante del Centro Nacional de Investigación, Documentación e Información Musical (Cenidim) que lleva el nombre del también director de orquesta, profesor y periodista, afirmó que se pueden establecer dos momentos decisivos en la producción musical de Chávez: la vanguardia, como consecuencia de su relación profesional y amistosa con otros músicos, y el nacionalismo.

“Entre ambos periodos, Chávez escribió obras con gran influencia de los impresionistas franceses, como Debussy y Ravel. En general, fue un compositor magnífico, cuya cantidad de obras hechas no desmereció en calidad”, aseveró Carmona, quien fue, además, asistente personal del compositor.

En una entrevista radiofónica, el autor de la Sinfonía india rememoró que su deseo de crear música nació desde pequeño: “Estudiar música me daba placer y abría perspectivas en mi imaginación. Incluso me ilusionaba y apasionaba tocar el piano y el violín, dos instrumentos que casi dominaba a la perfección”, señaló y añadió que ningún juguete le atraía tanto como el piano.

Chávez dijo que, con el paso del tiempo, quería encontrar una nueva experiencia musical no considerada en un principio, y aseguró en cierta ocasión que toda obra nueva es experimental: “Las obras maestras son experimentales. No puede haber obra sin novedad, una novedad constante, ininterrumpida en el discurso”. Le interesaba el proceso constante de renovación sin elementos de repetición y simetría.

Discípulo de Manuel M. Ponce y Pedro Luis Ogazón, y seguidor de Ígor Stravinski y Arnold Schönberg, Carlos Chávez estrenó 197 obras, 83 de éstas compuestas por autores mexicanos.

Entre 1928 y 1934 dirigió el Conservatorio Nacional de Música, y de 1933 a 1934 fue jefe del Departamento de Bellas Artes de la Secretaría de Educación Pública. En 1958 dio la cátedra de Poética en la Universidad de Harvard, anteriormente impartida por Stravinski, Paul Hindemith y Aaron Copland.

De acuerdo con la crítica especializada, la música que compuso Chávez tiene el signo de una constante evolución, uno de los motivos por los cuales fue condecorado Caballero de la Orden Nacional de la Legión de Honor por el gobierno francés en 1932.

Su estilo diatónico, contrapuntístico y disonante, sumamente individual, sostuvo un diálogo con la modernidad como con el pasado indígena de México, refieren expertos sobre la calidad de su obra.

Sus restos reposan en la Rotonda de las Personas Ilustres, en la Ciudad de México. En abril de 1927 el escritor José Gorostiza le escribió una carta a Carlos Chávez en la que aseguraba que el compositor y Rufino Tamayo eran los únicos “mexicanos de genio que hay en Nueva York”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: