Guardia Nacional en Ciudad de México es apoyo y no un cambio magistrado

La entrada de la Guardia Nacional en la Ciudad de México es un apoyo, y no un cambio en el sistema de seguridad la capital, aseguró el presidente del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de la Ciudad de México, Rafael Guerra Álvarez

CDMX a 1 de Julio de 2019.- La entrada de la Guardia Nacional en la Ciudad de México es un apoyo, y no un cambio en el sistema de seguridad la capital, aseguró el presidente del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de la Ciudad de México, Rafael Guerra Álvarez

“La intervención que va a hacer (la Guardia Nacional), quiero que se entienda, no es un cambio, sino más bien un apoyo para la Ciudad de México, esto es, que va a ser reforzada definitivamente”, recalcó.

La eficacia en seguridad radica en la preparación de cada uno de los elementos encargados de preservarla, apuntó, al resaltar que los elementos de la Guardia que se encuentran listos para operar en la Ciudad de México desde este 1 de julio contaron con capacitación desde diciembre y enero.

El magistrado presidente acompañó por la mañana a la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, durante el anuncio de la llegada de dos mil 700 integrantes de la Guardia Nacional, que se desplegarán en las alcaldías Gustavo A. Madero, Venustiano Carranza, Iztacalco, Iztapalapa, Tláhuac, Xochimilco, Tlalpan y Milpa Alta.

A la par de la seguridad, Guerra Álvarez abundó que desde el TSJ es necesario difundir el proceso acusatorio que se ha fortalecido; “nosotros estamos comprometidos con el Estado de Derecho y el debido proceso”.

El magistrado habló del tema durante la presentación de la tercera fase del Programa de Revinculación Familiar, presentado en el Parque La Hormiga, del Bosque de Chapultepec, que se sumará a las visitas que se dan en los Centros de Convivencia Familiar Supervisada (Cecofam).

Este programa se orienta a que niñas, niños o adolescentes sujetos a procesos de desintegración familiar por separación de sus padres se relacionen con sus progenitores, bajo supervisión de trabajadores sociales o psicólogos, en un ambiente natural con alternativas recreativas, por lo que se acondicionó en el Parque La Hormiga un espacio con capacidad para atender a más de 300 familias.

“Nuestra aspiración es que estos espacios, además de propiciar que las familias no interrumpan su convivencia durante el desahogo del proceso judicial, lo que tantas veces agrava el conflicto, pueden suscitar un el acuerdo necesario para continuar con sus vidas sin la necesidad de recurrir al fallo judicial”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: