La violista Felisa Hernández interpretará Música fúnebre para viola y cuerdas, de Hindemith, acompañada de la OCBA

Un instrumento que pocas veces figura como solista es la viola, que será el invitado de honor en el concierto de la Orquesta de Cámara de Bellas Artes (OCBA), del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL), con la participación de la intérprete Felisa Hernández Salmerón, el próximo jueves 6 de junio en la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes, a las 20:00 horas, y el domingo 9 de junio en el Conservatorio Nacional de Música, a las 12:00 horas. 

CDMX a 3 de Junio de 2019.- Un instrumento que pocas veces figura como solista es la viola, que será el invitado de honor en el concierto de la Orquesta de Cámara de Bellas Artes (OCBA), del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL), con la participación de la intérprete Felisa Hernández Salmerón, el próximo jueves 6 de junio en la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes, a las 20:00 horas, y el domingo 9 de junio en el Conservatorio Nacional de Música, a las 12:00 horas.

Felisa Hernández, violista principal de la Filarmónica de la Ciudad de México y de la Orquesta del Teatro de Bellas Artes, comentó que ésta es una gran oportunidad de escuchar un instrumento “muy amable, con color y calidez”, para el que grandes compositores han escrito obras de relevancia.

Entre ellos mencionó al alemán Paul Hindemith, considerado el compositor número uno para viola y el más influyente de la primera mitad del siglo XX. Música fúnebre para viola y cuerdas es una de sus piezas más melódicas, basada en un coral de Bach.

Comentó que en 1936, Hindemith llegó a Londres para tocar el concierto para viola titulado Der Schwanendreher, con la Orquesta Sinfónica de la BBC, la cual es una de sus obras más complejas.

A su llegada a la capital inglesa, el músico recibió la noticia de la muerte del rey Jorge V, por lo que en cuestión de horas dedicó una obra al monarca. “Hindemith era muy brillante, su repertorio para viola es difícil pero ésta es una de sus piezas más hermosas, en la que alude a la rapidez con que pasa la vida”.

Otra obra significativa para Felisa Hernández es Elegía op. 30 en fa menor para viola y orquesta, de Henri Vieuxtemps, poco conocida, pero de gran virtuosismo.

“Siempre me ha gustado este compositor belga, que fue profesor en el Conservatorio de Bruselas y trabajó muy de cerca con los jóvenes, por lo que me identifico mucho con él”, dijo la intérprete, quien obtuvo la maestría en viola en el Real Conservatorio de Amberes, Bélgica.

Es profesora de la Escuela de Música “Vida y Movimiento” en el Centro Cultural Ollin Yoliztli, de la Facultad de Música de la Universidad Nacional Autónoma de México, de la Escuela de Bellas Artes de la Universidad Panamericana y miembro del Ensamble de Violas de México, proyecto realizado junto con la maestra Milana Soboleva, co-principal de la Orquesta Filarmónica de la Ciudad de México.

Es fundadora del Taller de Viola que se imparte cada verano en distintas ciudades de México, y presidenta de la Fundación Hernández Salmerón, AC, que apoya a jóvenes violistas con talleres, clases magistrales, cursos y audiciones para obtener becas en el extranjero.

Para cerrar el programa, la Orquesta de Cámara de Bellas Artes, bajo la conducción del maestro José Luis Castillo, interpretará una tercera versión del Cuarteto de cuerdas núm. 14 en re menorLa muerte y la doncella, de Franz Schubert, realizada por Gustav Mahler para orquesta de cuerdas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: