Música mexicana y europea en el concierto del pianista Rolando Valdés con la Orquesta de Cámara de Bellas Artes

La conmemoración del 200 aniversario del natalicio de la compositora alemana Clara Schumann será tema central del concierto que ofrecerá el pianista mexicano Rolando Valdés, como solista invitado de la Orquesta de Cámara de Bellas Artes (OCBA) del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL), bajo la batuta de la directora huésped Gabriela Alatriste.

CDMX a 27 de Mayo de 2019.- La conmemoración del 200 aniversario del natalicio de la compositora alemana Clara Schumann será tema central del concierto que ofrecerá el pianista mexicano Rolando Valdés, como solista invitado de la Orquesta de Cámara de Bellas Artes (OCBA) del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL), bajo la batuta de la directora huésped Gabriela Alatriste.

El recital tendrá lugar el jueves 30 de mayo, a las 20:00 horas, en la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes, y el domingo 2 de junio, a las 12:00 horas, en el Conservatorio Nacional de Música.

Rolando Valdés comentó que será una gran oportunidad para escuchar obras que se han interpretado pocas veces, como el Movimiento de concierto en fa menor para piano y orquesta, de la compositora alemana que fuera esposa de Robert Schumann.

“Estoy casi seguro que la pieza de Clara Schumann no se ha tocado en México, hay muy pocas grabaciones, por lo que no es muy conocida. Es una obra con mucha improvisación que posiblemente compuso entre sus giras, de ahí el nombre de ‘movimiento de concierto’, pues no la pensó como tal”.

En Europa se realizan varias actividades en torno a la autora, donde su música es muy apreciada, además de que era una excelente pianista, refirió Valdés, egresado con mención honorífica de la Escuela Superior de Música del INBAL y residente en Alemania desde hace ocho años. Actualmente cursa el Konzertexamen (el grado de música más alto) bajo la guía de Grigory Gruzman y Balázs Szokolay, en la Hochschule für Musik Franz Liszt Weimar, de aquel país.

Otra de las piezas que se interpretarán será el Concierto para piano K. 107 núm. 1 en re mayor, de Wolfgang Amadeus Mozart (a partir del arreglo de la Sonata Op. 5 núm. 2, de Johann Christian Bach).

“Es una obra muy bonita y también poco conocida que se toca sobre todo en clavecín; la escribió Mozart en su etapa adolescente, por lo que refleja mucha anarquía. Johann Christian era hijo de Johann Sebastian Bach y músico de la corte en Inglaterra. Dada la influencia que ejercía sobre Mozart, le decía “a ver sí puedes tocar esto”, por lo que el joven genio hizo un arreglo de dicha sonata para interpretarla con orquesta”.

Rolando Valdés ha ganado los concursos de piano más importantes a nivel nacional y ha sido finalista y ganador de certámenes internacionales en Alemania,  Francia y México.

Ha tocado en diversos foros, entre los que resaltan el Weimarhalle, Gewandhaus de Leipzig y la Casa de Franz Liszt, en Alemania, y el Act City de Hamamatsu, en Japón, donde debutó como solista.

Emigró a Alemania en 2011, donde estudió la licenciatura (Diplom) y maestría artística y pedagógica con el pianista húngaro Balazs Szokolay, con quien también estudió una maestría en música de cámara y ahora le falta un semestre para concluir el doctorado.

La OCBA también interpretará Cañambú, de Eduardo Gamboa, pieza inspirada en la caña de bambú de Cuba, cuyos acordes tienen influencia del danzón cubano.

Asimismo, ejecutará el Concierto para cuerdas de la compositora polaca Grazyna Bacewicz, a quien la orquesta recordará en su 50 aniversario luctuoso. Escrita en 1948, es considerada por muchos como su obra más representativa. Fue estrenada el 18 de junio de 1950 en la Asamblea General de la Unión de Compositores Polacos. En su estructura de tres movimientos contrastantes, sigue el modelo barroco con  espíritu neoclásico.

El programa finaliza con Rascapango. Jarabe para urticaria y orquesta de cuerdas, de Eduardo Angulo que el compositor define como un divertimento sanador. “Al componer la obra, Angulo percibía al país triste, sin aliento ni esperanza; él cree firmemente que la música es la mejor medicina contra estas dolencias”.

Rascapango presenta una variada mezcla de colores y estados de ánimo, y entre los ingredientes de este jarabe musical y medicinal hay ritmos de son, huapango y valses de feria de otros tiempos, “en los que todo era más alegre y llevadero”, en palabras del compositor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: