Restaurantes y plazas, con mayor afluencia por celebración a las mamás

En México, la figura de la madre es un símbolo muy especial, pues no sólo es la que lleva por nueve meses en su vientre a los hijos, sino también es la máxima autoridad en la mayoría de los hogares, pues es “la jefa”, “la patrona” y la creadora oficial de la “chancla voladora”.

CDMX a 11 de Mayo de 2019.- En México, la figura de la madre es un símbolo muy especial, pues no sólo es la que lleva por nueve meses en su vientre a los hijos, sino también es la máxima autoridad en la mayoría de los hogares, pues es “la jefa”, “la patrona” y la creadora oficial de la “chancla voladora”.

Por lo cual, festejarla es todo un ritual y algo “sagrado”, ya que representa la base de las familias mexicanas y es motivo para que restaurantes, centros comerciales, florerías y hasta puestos callejeros se abarroten por compradores de obsequios y porque muchos invitan a comer fuera de casa a esta persona tan especial.

A la madre se le debe demostrar en su día cuánto se le quiere y se le respeta, aunque el resto del tiempo los hijos tarden en llamarla, a esa mujer que como por obra de magia encontraba de inmediato las cosas que sus hijos habían buscado tantas veces en el mismo lugar.

Así, las familias llegan a las plazas comerciales para aprovechar los descuentos que se anuncian en los aparadores, desde pijamas, zapatos, vestidos, accesorios, pasando por chocolates, peluches, flores que no pueden faltar o hasta los más tradicionales, porque hay quien insiste en regalarles licuadoras, planchas o sartenes.

Así, los mexicanos arriban a las principales avenidas de la ciudad, como Insurgentes y Paseo de la Reforma para llevar a comer a su mamá a los restaurantes de estas zonas, cuya mayor afluencia se da después de las 14:00 horas hasta ya entrada la tarde o noche, pues la mayoría sólo trabaja medio día.

Y donde a las mamás se les ve con peinados altos o cabello planchado, vestidos coloridos, maquillaje más pronunciado, trajes sastres y zapatos altos, uñas debidamente pintadas y luciendo accesorios obsequiados por sus hijos.

Este día, la ciudad se llena de flores y, sobre todo, de familias que demuestran el amor que le tienen a la mujer que, con sus célebres frases los han educado y enseñado a no desperdiciar la comida porque es “pecado”, a que en la casa se hace lo que ella dice, porque por eso es la mamá.

Esa mamá que cuestionaba a sus hijos menores de edad y jóvenes sobre su mal comportamiento: «Entonces, si tu amigo se tira de un puente, ¿tú también?»; la que aclaraba que los hijos «no se mandan solos»; y que exigía que se le respondiera cuando hablaba y de buena manera.

Por todo ello vale la pena gastar en regalos, comidas o paseos, porque “madre sólo hay una” y mientras ella viva se le tiene que valorar y recompensar aunque sea un poco de lo mucho que ella ha dado por sus hijos sin ninguna condición.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: