Resucita Joel 

CDMX a 17 de junio, 2019 (Noticias México).- A Joel Ayala hacía muchos años que no se le había ocurrido solicitar a nadie aumento de salarios, menos al gobierno. Su cargo es, desde hace años, muchos por cierto, secretario general de la Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado, pero su postura es eminentemente política y partidista, por lo que sólo aparece para dar un breve discurso con un contenido halagador al poder. Pero el PRI se deshace entre sus excesos y es hora de sacar la cabeza y hacerse presente lejos de su origen y alejado de su esclerosis gremial.

CDMX a 17 de junio, 2019 (Noticias México).– A Joel Ayala hacía muchos años que no se le había ocurrido solicitar a nadie aumento de salarios, menos al gobierno. Su cargo es, desde hace años, muchos por cierto, secretario general de la Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado, pero su postura es eminentemente política y partidista, por lo que sólo aparece para dar un breve discurso con un contenido halagador al poder. Pero el PRI se deshace entre sus excesos y es hora de sacar la cabeza y hacerse presente lejos de su origen y alejado de su esclerosis gremial.

La FSTSE siempre fue una organización que formó parte de los grupos de presión, pretendió, en su momento, tener poder, pero se limitó a nadar de “a muertito” en la alberca de la sobreexplotación laboral del país.

 

Joel Ayala bien podría servir como un claro ejemplo de un líder del pasado, antiguo, enriquecido inexplicablemente, con redes de complicidad profundas entre asociaciones y gremios que hace de todo menos defender los derechos de los trabajadores. Acción que nunca tomó en cuenta dentro de sus atribuciones.

Ayala nunca consideró parte de su trabajo solicitar respeto a los derechos de los trabajadores al servicio del Estado. Jamás presionó a ningún gobierno porque era parte de él, nunca cuestionó al partido en el poder porque formaba parte de él. Nunca se enfrentó a un solo empresario, porque gozaba de su amistad y su complicidad.

La FSTSE se convirtió en una especie de caja de pago de chayos para una gran cantidad de periodistas. Seguramente Ayala Almeida debe tener, incluso en su memoria, varias listas de comunicadores que mantuvo por varios años.

Ahora que el gobierno federal otorga un incremento al salario, sin que nadie se lo pidiera, prácticamente el sindicalismo dentro de la burocracia mexicana está diseñada a favor de la parte patronal porque así tejían sus complicidades el PAN y el PRI, el primero en protestar por no tomarlo en cuenta es alguien que siempre se mantuvo al margen de la auténtica lucha sindical, ese personaje se llama Joel Ayala Almeida, con un ostentoso cargo que sólo le ha servido para enriquecerse de manera poco clara.

“Exigimos el establecimiento de una mesa de trabajo bipartita con la representación de la Secretaría de Hacienda y la FSTSE”., dice el líder cuya riqueza se desconoce su origen.

Resulta muy fácil olvidar negociar algo con alguien que siempre se mantuvo al margen de cualquier negociación, más aún cuando se trata de mejoras salariales de los burócratas, gremio que dice defender, pero que nunca ha hecho nada por ellos, con un puesto que se devora sus cuotas a cambio de anda. Solito brincó al campo de batalla donde nunca se paró.

Su responsabilidad es la militancia, su práctica es muy similar a la del líder de la CTM, Carlos Aceves, quien sólo hace trabajo partidista, pero no tiene ninguna responsabilidad laboral en la práctica.

Joel Ayala, ha sido Diputado Federal por el PRI en tres ocasiones no consecutivas, en la LI Legislatura de 1979 a 1982 por el XIII Distrito Electoral Federal del Distrito Federal, la LVII Legislatura de 1997 a 2000, y la LX Legislatura, de 2006 a 2009 por Representación proporcional. Asimismo, también fue Senador en un periodo abarcando desde la LVIII Legislatura, a la LIX Legislatura, de 2000 a 2006. Actualmente, de nueva cuenta es Senador por Representación proporcional, en la LXII Legislatura.

Es decir, está muy ocupado en saltar de un cargo a otro como para pelear por los derechos laborales de la burocracia. Sin embargo, nadie tendría empacho en responsabilizarlo de la actual situación de los empleados del gobierno ante su pasividad como líder y su complicidad en la explotación de los burócratas.

Ahora el señor quiere participar en un debate sobre el monto de un incremento salarial a la burocracia, donde en realidad no figura ni ha tenido participación relevante en los últimos años, tal vez por eso, simplemente no puede ni debe tomarse en cuenta como si se tratara de un trabajador. No trabaja no lo ha hecho en muchos años.

0-0-0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: