Rinden homenaje a Alicia Reyes, defensora de la memoria de Alfonso Reyes, en el Palacio de Bellas Artes

Como “defensora primordial de la memoria literaria de Alfonso Reyes” y “poseedora de una poesía rebosante de calidez humana” fue recordada la escritora, poeta y ensayista Alicia Reyes (1940-2019) por amigos, alumnos y familia en la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes, donde Héctor Perea, Pável Granados, Javier Vieyra, Beatriz Saavedra Gastélum, Javier Garciadiego y Fernando Corona disertaron sobre su amplia ruta literaria e influjo en las letras mexicanas.

CDMX a 18 de diciembre de 2019 (Maya Comunicación).- Como “defensora primordial de la memoria literaria de Alfonso Reyes” y “poseedora de una poesía rebosante de calidez humana” fue recordada la escritora, poeta y ensayista Alicia Reyes (1940-2019) por amigos, alumnos y familia en la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes, donde Héctor Perea, Pável Granados, Javier Vieyra, Beatriz Saavedra Gastélum, Javier Garciadiego y Fernando Corona disertaron sobre su amplia ruta literaria e influjo en las letras mexicanas.

En el homenaje organizado por el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL), a través de la Coordinación Nacional de Literatura, el escritor y traductor Héctor Perea, ganador del Premio Internacional Alfonso Reyes 2019, recordó anécdotas y vivencias en torno a la autora de Fetiche, una de ellas, sobre el origen de los afamados talleres impartidos por ella en la Capilla Alfonsina.

“Aquellos talleres se empezaron a hacer en la Capilla Alfonsina cuando la biblioteca estaba todavía ahí, hoy está en Monterrey. Ahí nosotros no sólo teníamos el placer visual de ver los libros originales de Alfonso Reyes, documentos, manuscritos, correspondencia y diarios, también los títulos que él leía. Alicia, desde el primer momento, se convirtió en un elemento esencial para conocer la obra del regiomontano universal”, recordó.

Además de rememorar sus experiencias de viaje con Alicia Reyes, el también académico señaló que los trabajos literarios más finos de la autora son dos volúmenes de narrativa: Fetiche (1984) y Sólo un perfume tenue (1995). “Ambos son un alarde de fantasía, tienen una cantidad de referencias increíbles a la mitología, a la literatura medieval, son los libros más ceñidos que he leído”.

Por su parte, el actual director de la Fonoteca Nacional, Pável Granados, habló sobre la calidez humana que irradiaba Alicia Reyes, misma que reflejaba a cada momento en su quehacer literario y mundano. “Ese hábito de procurar y frecuentar la belleza literaria es algo que le debo a mi maestra. Es una mujer cuyo recuerdo no pasa, me ayudó a decidirme totalmente por la literatura. Alicia era una brújula de vida.

“Te debemos algo fundamental: el amor a la literatura. La costumbre de tener en la mente un texto siempre empezado y un separador en medio de un libro, la necedad de comenzar un texto con una buena frase, el placer de platicar de poetas, de obras, todo eso es la felicidad de diario y esa la viví en la Capilla Alfonsina gracias a ti Alicia. Nos dejas la tarea de ser constantes, de querer al lenguaje, de tener una voz propia, de extraviarnos en ese arduo trabajo. Llevas nuestro encargo de ser feliz, no se te vaya a olvidar”, añadió.

Para el escritor, académico y joven alfonsino Javier Vieyra Galán, Alicia Reyes era una artista en toda la extensión de la palabra por el hecho de ser poeta. “El concepto de artista va mucho más allá de la faceta creadora o creativa, una artista es también maestro, transmisor, inspiración, todos estos adjetivos los poseía Alicia Reyes.

“Honramos aquí a una mujer que a pesar de los años, las generaciones, las corrientes y los sexenios, hizo de sus talleres y su seminario en la Capilla Alfonsina espacios de libertad en los que confluían, como el deber ser del poeta, todas las expresiones literarias que los alumnos quisieran desarrollar. Alicia Reyes luchó contra lo inefable, combatió con los ángeles a lo largo de su vida y ha vencido. Nosotros, sus alumnos y amigos, somos testigos y fruto de ese triunfo, la batalla queda ahora en nuestras manos”, añadió Vieyra.

La escritora y poeta Beatriz Saavedra recordó a Alicia Reyes como “una mujer amorosa que siempre te impulsaba y creía en ti. Ella plantó un arbusto en las letras mexicanas que ahora promete llegar al cielo, el tronco padre sigue esperando un trino, un soplo de amor y de sonrisa, eso fue Alicia Reyes, es algo muy hermoso que dejó en mi vida”, dijo.

Agregó que era una mujer tenaz, independiente y eterna, que se ha quedado en los corazones de quienes la conocieron y ha sabido con su palabra nombrar al infinito.

Finalmente, en el homenaje moderado por Javier Garciadiego, el escritor, editor y poeta Fernando Corona destacó la importancia de Alicia Reyes como “formadora literaria indispensable”, además de recalcar el espíritu reyista que habitaba en cada uno de sus talleres, seminarios, escritos y poemas.

Al inicio del emotivo homenaje se proyectó un video realizado por la CNL, donde la misma Alicia Reyes habla sobre las implicaciones literarias de su obra y la defensa de la memoria de su abuelo, Alfonso Reyes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: