Borrador automático

1 de octubre de 2019.- La contaminación plástica es una de las amenazas más grandes para el medio ambiente y las empresas de bienes de consumo más grandes del mundo, buscan que los envases de sus productos sean más reciclables y reutilizables.

1 de octubre de 2019.- La contaminación plástica es una de las amenazas más grandes para el medio ambiente y las empresas de bienes de consumo más grandes del mundo, buscan que los envases de sus productos sean más reciclables y reutilizables.
Sin embargo, Greenpeace informó este martes a través del informe Throwing Away the Future: How Companies Still Have It Wrong on Plastic Pollution “Solutions”, que el verdadero impacto de los empaques se oculta con mensajes de marketing confusos y alianzas industriales.

La organización ambientalista llama a las multinacionales a dejar de lado las soluciones falsas para comprometerse y adoptar un plan que integre nuevas formas de llevar los productos a los consumidores.

El líder del proyecto global de Greenpeace en Estados Unidos, Graham Forbes, aseguró que el papel, el bioplástico, el empaque 100 por ciento reciclable, la incineración y el reciclaje químico son algunas de las presuntas soluciones más comunes, pero en realidad no resuelven el problema.

Un cambio masivo a productos elaborados con papel supondría un impacto negativo en los bosques. Los recursos forestales ya son limitados en algunas zonas de planeta y se busca restaurarlas en lugar de seguir destruyéndolas.

La tendencia de los bioplásticos se está tornando confusa. Su origen suele derivarse de cultivos agrícolas y la seguridad alimentaria se ve amenazada; además, éstos solo se degradan en condiciones de temperatura y humedad muy altas.

El plástico reciclable se comercializa principalmente por su llamativo nombre. Los sistemas de reciclaje no pueden trabajar día a día con volúmenes tan grandes de desechos generados y la mayoría termina en basureros.

El especialista senior de Greenpeace Estados Unidos, Ivy Schlegel, asegura que para resolver la crisis de contaminación plástica las compañías tienen que invertir significativamente en sistemas de entrega reutilizables y recargables, pues se siguen sobreexplotando los ecosistemas.

Se estima que a finales de 2019, la producción y quema de plásticos a nivel mundial emitirán el equivalente a 189 centrales eléctricas de carbón. En 2050, habrá 12 mil millones de toneladas de residuos plásticos en entornos naturales.

Mediante la firma de peticiones de Greenpeace, más de cuatro millones de personas de todo el mundo han exigido que las empresas tomen medidas reales para poner fin a la crisis de contaminantes plásticos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: