Xbox Scarlett se centrará en la fluidez de la experiencia de juego y la velocidad de carga

Parece que cuando se habla de una nueva generación de consolas, esta requiere de un gran salto cualitativo a nivel técnico.

Esto podría suponer la llegada de resoluciones superiores, mejores efectos y, por ejemplo, el famoso Ray Tracing que está siendo lo que marca, hoy día, una clara diferencia. Pero entre que AMD no parece tener preparadas todavía sus herramientas para esta tecnología y que el tiempo se está echando encima, Phil Spencer ha querido compartir su visión de Xbox Scarlett, asegurando que se centrará en la fluidez de la experiencia de juego y la velocidad de carga.
Y es que en el fondo, uno de los aspectos que si parece atado por parte de AMD está en ofrecer un rendimiento sólido en estos aspectos. La base de Xbox Scarlett parece alejarse de lo que originalmente se dijo, sobre todo, en lo relativo al Ray Tracing. El SoC Flute exponía parte de lo que se adelantaba, con un hardware basado en una CPU Zen 2 de AMD y una gráfica Navi. Por otro lado, se incluirá un disco SSD NVMe, lo que servirá para que esos tiempos de carga se vean reducidos notablemente. En cierto modo, es algo que tanto Xbox Scarlett como Playstation 5 tienen en común, donde sus respectivos SoC ofrecían hardwares prácticamente calcados.
Pero es ahí donde entra una nueva visión de lo que ofrecería Xbox Scarlett, donde Phil Spencer afirma que el objetivo es la fluidez en la experiencia de juego, donde se apunta a ofrecer un mejor framerrate y también a la velocidad de carga. En torno a esa experiencia de juego, se busca que los juegos ofrezcan 60fps y impulsando el concepto de una resolución 4K. Una combinación que hoy día no se ha llegado a alcanzar de forma plena con Xbox One X, pero que sería el objetivo clave de la próxima generación. Pero por otro lado, la velocidad de transferencia que ofrecen esos discos duros sólidos y la nueva tecnología RDNA de AMD podrían hacer que los juegos sean más completos y detallados, además de reducir notablemente las pantallas de carga.
La mayor preocupación que puede suscitar esta actualización de la situación puede estar vinculada a ese nivel gráfico vinculado a esas nuevas tecnologías de iluminación que están marcando una notable diferencia en los juegos. El Ray Tracing es un referente técnico actualmente y apunta a ser un elemento imprescindible en un futuro. Desde Nvidia confían que pueda llegar ese momento en el que los juegos puedan tener como requisito esta tecnología, pero no será a corto plazo. Ahora, en torno a los hardwares de próxima generación, parece que la idea del Ray Tracing se cae de las especificaciones. AMD avanza en torno al desarrollo de sus nuevos chipsets gráficos compatibles, pero hasta 2020 no se espera un resultado para esos Navi 21 y Navi 23, lo que sería muy tarde y muy costoso para hardwares que deben ajustarse a un presupuesto muy limitado.
Estaremos atentos a cualquier avance relativo a la tecnología de AMD, así como a cualquier información relativa a Xbox Scarlett y el resto de elementos que constituirán el futuro de la plataforma Xbox.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: