Nacion Principal 

¿Qué tan viable es la integración del Reino Unido al T-MEC?

CDMX, 24/09/2021.- Así lo estimaron la doctora Aribel Contreras, especialista en comercio internacional, estudios diplomáticos y administración de empresas, y el doctor en economía Moritz Alberto Cruz, del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM, en conversación con Sputnik.
La noticia sobre la intención del Reino Unido de unirse al T-MEC para fortalecer su comercio exterior tras su salida de la Unión Europea se dio a conocer esta semana, hecho que ya fue comentado por el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador.
«Existe la información de que busca pertenecer al tratado que nosotros tenemos en América del Norte, esto hay que verlo con todos los actores, no podemos adelantarnos. Yo soy partidario de que se mantenga este acuerdo, creo que fue un logro importantísimo el que se haya convencido a quienes no querían que se ratificara», sostuvo durante su conferencia matutina de este 23 de septiembre.
Unas horas más tarde de dichas declaraciones, en la Ciudad de México se reunieron la secretaria de Asuntos Exteriores del Reino Unido, Liz Truss, y la secretaria de Economía mexicana, Tatiana Clouthier.

El Reino Unido en el T-MEC: «Por ahora, es un proyecto superficial»

Aribel Contreras comentó en su conversación con Sputnik que se le hace muy compleja la viabilidad de tal unión.
«Para empezar porque no somos vecinos, nos separa nada más y nada menos que el océano Atlántico, la distancia geográfica tiene un impacto«, señaló, no obstante, según la académica, se percibe el atractivo económico y estratégico del Reino Unido, quien ya es un socio relevante de México.
«Al menos en un corto plazo, no es lo conveniente. América del Norte tiene que darse prioridad, primero salir adelante de esta pandemia como región y ya que esté fortalecida entonces más adelante hablar de alguna remota posibilidad de anexión de algún país nuevo», estimó.
La académica de la Universidad Iberoamericana, activa en su Departamento de Estudios Empresariales, consideró que el primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson, hará la propuesta protocolaria a los países del T-MEC en busca de opciones para su país ante la pandemia y luego de su salida de la Unión Europea, episodio conocido como el Brexit.
«A Reino Unido ahorita le ha tocado una gran labor no sólo de enfrentar la pandemia sino que, a la luz del Brexit, se ha tenido que acercar a muchos países para poder alcanzar el ritmo que tenía con la Unión Europea y esta gran diversidad de acuerdos comerciales», describió Contreras.
Sin embargo, asegura, el Reino Unido sigue siendo muy selectivo en escoger nuevos socios económicos.
«Han estado yéndose sólo con aquellos países que en realidad le suman a su comercio exterior y no como era antes, que era lo que como Unión Europea habían decidido 28 países miembros», apuntó.
La fábrica Ford Sollers en la república de Tartaristán - Sputnik Mundo, 1920, 29.08.2021

A su vez, el presidente Joe Biden ha especificado recientemente que ahora no es prioridad de EEUU aumentar sus acuerdos comerciales con el Reino Unido, además de que los tiempos políticos vuelven muy incómoda para Washington la ejecución de tal plan económico.
Al interior, la Casa Blanca encara situaciones profundas como la votación del presupuesto el 27 de septiembre, el costo político que harán pesar sobre Biden tras la salida de las Fuerzas Armadas de EEUU de Afganistán y la contención de la pandemia, recordó Contreras.
En política exterior, a Washington lo presionan ahora mismo problemas como que la gestión de Donald Trump dejó grandes vacíos políticos en América Latina, espacios que son estratégicamente aprovechados por China, además de las tensiones con Haití, Cuba y Venezuela.
«[Biden] tendrá que ver cómo recompone todo este desastre que hizo Trump en cuestión de América Latina al haber dejado descobijada la región», apuntó la especialista internacional.
También es un desafío para el panorama exterior estadounidense el fortalecimiento de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), además del frente abierto que tiene en el Oriente Medio tras la salida de Afganistán y la larga confrontación con China.
No obstante, esta posible negativa de Estados Unidos a integrar a Reino Unido en el T-MEC, la relación entre ambos países difícilmente se verá lastimada, consideró la académica, pues sus vínculos y coincidencias son muy fuertes y de larga tradición en foros internacionales como Naciones Unidas, el G7 y la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y en escenarios como Afganistán, donde operaron en mancuerna militar.
«[EEUU] seguramente dirá que sí pero no va a decir cuándo, a Boris Johnson le va a decir que sí, que con mucho gusto, pero no le va a decir cuándo», estimó Contreras.
No obstante, la incomodidad del escenario para el Reino Unido, recordó Contreras, el T-MEC cuenta con mecanismos para integrar a socios de manera unilateral en acuerdo con alguno de los tres miembros, además de la posibilidad de una incorporación general.
Sin embargo, la académica pidió recordar que aunque la fuerza británica es un potente aliado económico de relevancia estratégica, sumar más actores a un acuerdo multilateral como el T-MEC implica también mayores riesgos y dificultades de procedimiento.
Fue precisamente un escenario así, de dificultades por la diversidad de actores, el que motivó a Reino Unido a separarse de la Unión Europea, recordó la académica de la Ibero.

«El objetivo real es el mercado estadounidense»

El doctor en ciencias económico-administrativas Moritz Alberto Cruz Blanco subraya que todavía no se entiende cuál sería la ventaja de tener un país más en el T-MEC.
«No se ven ventajas que se reflejen en términos de crecimiento y de bienestar para la sociedad, la mayoría, me refiero, siempre hay ganadores», declaró en entrevista.
La propuesta de Reino Unido de sumarse al T-MEC opera como una vuelta de tuerca que propone la diversificación de mercados, luego de darle la espalda a la Unión Europea y a sus acuerdos.
«[La sugerencia de incorporación] es una estrategia de intentar ver, explorar este mercado, pero no el mexicano, me parece: realmente su objetivo es el mercado estadounidense, y en todo caso canadiense. Todos quisieran estar vendiéndole a Estados Unidos», estimó en la conversación con Sputnik el doctor en ciencias económico-administrativas de la UNAM Moritz Alberto Cruz Blanco subraya
«Gran Bretaña va a tener su principal mercado en Europa continental y en otros países cercanos, como los africanos, donde importan gran cantidad de alimentos, o la misma China, que sabemos que ya es una importante importadora y exportadora», agregó.
Al colocar la mira en el T-MEC, el país dirigido por el primer ministro Boris Johnson, ponderó el académico de la UNAM, tal vez busca explorar el establecimiento de empresas en la frontera mexicana con Estados Unidos o producir manufactura con envíos a bajo costo en el margen de los beneficios del T-MEC.
Mediante su propuesta de integrarse al plan económico norteamericano, sin embargo, el Reino Unido a la vez manda un mensaje a los mercados internacionales en el sentido de que está abierto a la exploración y la renovación de rutas de alianza.
Producción agrícola - Sputnik Mundo, 1920, 13.05.2021

Sin su participación abierta en Europa, la isla británica encara una perspectiva de crecimiento menos favorable que en el pasado, además de que en los últimos años ha tenido dificultades para desenvolverse económicamente.
«A lo mejor es esa parte, buscar reforzar, mandar mensajes de que el comercio sigue siendo la vía para crecer, y van a estar abiertos, yo creo que no debemos sorprendernos de que lo haga con México y quizás con otros países afines» en su visión de libre comercio, añadió el académico.
Quizás frenaría vinculaciones que tengan una interpretación política desfavorable, como China, porque podría emitir un mensaje incómodo a Estados Unidos, un aliado histórico y estratégico del Reino Unido.
En cuanto a la reunión del 23 de septiembre entre la titular de la Secretaría de Economía de México, Tatiana Clouthier, y la ministra de Relaciones Exteriores de Reino Unido, Liz Truss, el estudioso egresado de la Universidad de Manchester lo califica como un proyecto de continuidad en la agenda bilateral.
Estas intenciones se heredaron desde que Graciela Márquez Colín encabezara la Secretaría de Economía del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, recordó el universitario.
Tomado de Sputnik.

Entradas relacionadas

A %d blogueros les gusta esto: