Cultura Nacional Principal 

Pan de Muerto, la tradición más sabrosa de noviembre que inicia en octubre.

CDMX 03/10/ 2021.- El pan de muerto, que tradicionalmente se prepara entre los meses de octubre y noviembre, es tan delicioso como popular. Cada año y desde hace muchas generaciones alimenta a los muertos y a los vivos, que en cada mordida llenan su rostro con el azúcar que decora y da sabor al pan.
Tanta es la afición por este postre, que algunos panaderos lo preparan desde el mes de septiembre hasta finales de diciembre, ya que a todos nos encanta. Pero no todos sabemos que además del pan redondo cubierto de azúcar, existen otras versiones según la tradición del estado que lo elabore. Tiene su origen antes de la conquista, pues los pueblos prehispánicos colocaban ofrendas para rendir tributo a sus dioses, pero también a muertos para evitar las desgracias que sus espíritus pudiesen provocar.                                                                                                                                                  En esta tradición era preparado el huitlatamalli, una especie de tamal, también el papalotlaxcalli, cuya masa, aún cruda, era impresa con un sello de mariposa; una vez cocida, era pintada con colores varios.
El pan más popular conserva significados tradicionales desde el mestizaje entre las dos culturas, la española y mexica.


Tiene su origen antes de la conquista, pues los pueblos prehispánicos colocaban ofrendas para rendir tributo a sus dioses, pero también a muertos para evitar las desgracias que sus espíritus pudiesen provocar. En esta tradición era preparado el huitlatamalli, una especie de tamal, también el papalotlaxcalli, cuya masa, aún cruda, era impresa con un sello de mariposa; una vez cocida, era pintada con colores varios.
El pan más popular conserva significados tradicionales desde el mestizaje entre las dos culturas, la española y mexica.
La forma circular del llamado pan de muerto representa el ciclo de la vida y muerte; la bola del centro es un cráneo; las canillas representan los huesos, las lágrimas derramadas y los puntos cardinales, que a su vez representan a Tezcatlipoca, Tláloc, Quetzalcóatl y Xipetotec; el sabor a azahar está relacionado con el recuerdo de los muertos y por último, el azúcar teñida de rojo -actualmente menos popular- representa la sangre.

En algunos estados preparan panes con forma humana, algunos son recubiertos de azúcar blanca para representar a los niños, otros, tienen el nombre o están decorados con alguna característica representativa del difunto.
En Oaxaca, preparan el Pan Bordado, en la parte superior tiene un pequeño rostro incrustado que representa una calavera o el rostro de un muerto adulto o niño. Su nombre se debe a las decoraciones del pan que evoca a los tradicionales bordados de la región.
Oaxaca, Puebla y la Ciudad de México preparan los Golletes, estos son roscas teñidas de color rosa. Se cree que está relacionado con el Tzompantli, que era un altar donde se empalaban las cabezas de los enemigos vencidos y sacrificados con el fin de honrar a los Dioses. Se colocan en las ofrendas sostenido por las cañas de azúcar.

 

Entradas relacionadas

A %d blogueros les gusta esto: