Los tapetes artesanales elaborados con la técnica de nudos, una joya artesanal de Temoaya, Estado de México

CDMX a 14 de abril de 2021.- Grandes piezas del arte tradicional en tapetes son creadas a través de la técnica de nudos que, con maestría, empeño y muchas horas de trabajo, elabora la artesana mexiquense Imelda Bermúdez, como parte del trabajo artesanal practicado en familia desde que era muy joven. 

CDMX a 14 de abril de 2021.- Grandes piezas del arte tradicional en tapetes son creadas a través de la técnica de nudos que, con maestría, empeño y muchas horas de trabajo, elabora la artesana mexiquense Imelda Bermúdez, como parte del trabajo artesanal practicado en familia desde que era muy joven.

“Tengo más de 35 años de trabajar de tiempo completo haciendo nudos”, comenta Imelda de 54 años de edad y originaria de San Pedro Abajo, municipio de Temoaya, en el Estado de México.

Cada tapete es anudado con lana de calidad, en algunos casos, importada desde Argentina, resalta Imelda, quien explica que sus diseños representan a las culturas otomí y mazahua y que, además, hace tapetes con bocetos de flores, mariposas, gallos, aves y grecas, así como otros patrones creados por personas especializadas en diseño, considerando las costumbres y tradiciones de Temoaya.

Imelda comenta que también elabora piezas de menores dimensiones, de 15 x 15 centímetros o de 30 x 30, que son los que más se venden.  El tapete más grande que ha hecho fue un pedido especial de 16 metros, que implicó un año de trabajo, día y noche, “nos alternamos con otros familiares, si no, quién sabe cuándo lo hubiéramos terminado. Mi esposo y yo empezábamos desde las seis de la mañana a las diez de la noche, y de esa hora le seguían los tíos hasta las seis de la mañana, y así hasta que terminamos. No es difícil hacerlo, pero sí es muy tardado”.

La artesana relata que con el paso de los años esta labor se ha estado perdiendo porque las personas jóvenes buscan otras formas de obtener ingresos. Es por ello que ella y su esposo insisten en preservar este oficio. “Busco enseñarles a jóvenes para que se quede alguien que siga la tradición. Aquí seguimos, porque nos gusta, porque son bonitos y por amor a nuestras tradiciones”.

Imelda explica que los tapetes se hacen en Temoaya desde 1969, en 1998 el proyecto se convirtió en una sociedad cooperativa, después, algunas personas decidieron seguir de forma independiente. Este es el caso de Imelda, quien, junto con su esposo, obtiene ingresos de este trabajo artesanal al que dedican tiempo completo.

Ante la contingencia sanitaria que llevó al cierre de espacios y actividades presenciales, optaron por realizar la venta de sus piezas aprovechando las plataformas digitales, las cuales se pueden encontrar en Amazon y a través de la tienda virtual del Instituto de Investigación y Fomento de las Artesanías del Estado de México (http://iifaem.edomex.gob.mx).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: